4tarevolucionindustrial-nicoleoni

La cuarta revolución industrial ya está en marcha

En la era del comercio electrónico, la transformación digital no es una opción.

En el mundo, cada vez más las empresas que integrarán inteligencia digital, aprendizaje automático y automatización. La disrupción digital impacta en la industria retail y forma un nuevo tipo de comprador, el que está conectado 24 horas, empoderado, más activo y exigente que nunca.

Sin duda, son cada vez más las empresas que apuntan al cliente omnicanal. El mercado pone sus ojos en los consumidores que exploran “online” los productos a través de varios dispositivos, a cualquier hora, en cualquier momento.

Es posible consultar sobre un producto en redes sociales desde la PC de tu oficina y terminar la compra, un día feriado a las 3 am en un smartphone, pidiendo más detalles del producto por un canal de chat, que posiblemente tendra un “bot” (robot) configurado que nos responderá “¿En que puedo ayudarte?”.  A esto se le denomina experiencia ominicanal: un estilo de compra que integra los diferentes dispositivos y soportes para llegar a la tan ansiada venta.  La omnicanalidad se trata de un cliente cada vez más conectado, informado y empoderado.

Seguramente ya han descubierto que Facebook, Instagram, Google y todos los grandes manipulan sus algoritmos para que los contenidos que nos rodean en la red sean agradables y positivos, lo que genera que naveguemos más horas y estemos expuestos cada vez más tiempo a ver publicidad de todo tipo y en cualquier formato.

¿Y los anuncios publicitarios? ¿Cómo saben qué afinidad puedo tener por tal o cual marca?

Si hay algo que no pasa desapercibido son los anuncios publicitarios en función de nuestras búsquedas, la forma en que compramos ya no es la misma que hace cinco años, hoy se ha extendido ocupando nuestras actividades, ya que conocen todo de nosotros: nuestros gustos, las actividades que realizamos, nuestras horas de descanso, la agenda personal y seguramente también conoce tu ubicación exacta gracias a la Geolocalización que hoy permite cualquier tipo de aplicación que tienes instalada en tu teléfono celular.

Las empresas manipulan todo tipo de información para generar contenido publicitario segmentado, a nichos de mercado específicos en los que consideramos que podemos tener impacto y con mensajes personalizados “Como si nos conocieramos y fuéramos amigos”

¿Las empresas saben o pueden anticipar qué producto voy a comprar?

El rastreo de la información en Internet llegaron a tal punto que posibilitan a las empresas anticipar las decisiones de compra de los consumidores, incluso antes de que ellos lo sepan. Estas acciones son posibles por vía de Big Data ó análisis predictivo y hasta la inteligencia digital, una artillería tecnológica cuyo objetivo es cruzar y desmenuzar inmensas cantidades de datos de redes sociales, buscadores y sitios online, para trazar perfiles y tendencias de consumo al instante. También anticipar cuándo, cómo y dónde una persona podría efectuar la compra de determinado producto en mi tienda.  Con Big Data, el rastreo y análisis de datos online es posible anticipar las compras de los usuarios, incluso antes de que lo sepan.

“Las empresas tienen muchos datos. Si a esto le sumamos que tienen acceso a datos externos, que pueden complementarse. Con eso, se pueden identificar patrones de comportamiento y predecir, por ejemplo, si una persona me va a comprar el mes que viene y si pagará al contado o con tarjeta”

El Foro Económico Mundial reconoció que la cuarta revolución industrial esta en marcha. Para que las empresas sigan siendo competitivas, las organizaciones deben reorientar su pensamiento hacia el “incrementalismo” rápido: alterar sus estructuras actuales para aprovechar al máximo aquello de lo que ya disponen y adaptarse a la nueva era digital.

Las empresas deben capacitarse y ser conscientes en la experiencia de compra, tanto en la tienda física como la experiencia online, y trasladar esa consistencia a múltiples plataformas (como redes sociales) y dispositivos.

El plazo se vence y la transformación digital no es una opción.