¿Cómo llegar vivos al 2020 entendiendo al nuevo consumidor?

Como sabemos, el mundo del Marketing Digital es muy amplio y complejo, existen multitud de canales y estrategias que podemos llevar a cabo para dar a conocer nuestra marca, atraer y captar nuevos clientes potenciales, conseguir más ventas, etc.

Considerando la relevancia que comienza a tomar el mundo digital en nuestro negocio, es importante, que antes de diseñar cualquier plan ó estrategia comercial, seamos conscientes donde estamos parados y que hoy existen cambios en las formas de consumo.  El perfil de los consumidores y las consecuencias en su relación con las empresas ha cambiado, es importante generar conciencia de ello.

Desde hace unos años se habla de un gran cambio social, derivado, en gran medida, en el desarrollo de las tecnologías de la información. Es ese contexto, cabe preguntarse: ¿cómo y en qué han cambiado los consumidores y en qué afecta esto a las empresas? ¿ha cambiado la relación entre ambos? y ¿qué están haciendo las empresas para adaptarse a la realidad? Son preguntas fundamentales para definir el rumbo que tomará nuestra empresa ó emprendimiento al momento de salir a comunicar.

Para comprender a quienes llamamos “nuevos consumidores” es importante comprender que el mundo y los comportamientos cambian. Históricamente se valoraba mucho la información, hoy en día,  lo más valorado es el tiempo. Queremos información rápida, precisa, en tiempo real y de calidad. Un nuevo consumidor empoderado, con la capacidad de buscar, investigar y finalmente decidir qué información consumir. Estas son las características del Nuevo Consumidor. Estos nuevos comportamientos llevan a las personas a consumir información y comunicación de diferentes formas, para que nuestra empresa llegue de forma exitosa al año 2025, es fundamental que pueda entender y ser consciente de que los nuevos comportamientos de las diferentes generaciones. ¿Somos consientes de que este nuevo perfil de consumidor “disperso e inmerso en su mundo” debe captar nuestra atención?

Me gusta marcar la diferencia entre nuevos consumidores y “consumidores tradicionales” … Un claro ejemplo de esto: Todos los días aparecen nuevas, aplicaciones para descargar en nuestro smartphone. APP que consumen nuestro tiempo, aplicaciones que nos distraen de lo cotidiano, este sería un buen ejemplo de nuevos consumos que cambian nuestro comportamiento. Muchas de estas aplicaciones colaboran con nuestra actividad profesional y social …  otras simplemente nutren nuestro momento de esparcimiento y ocio, pero sin embargo, hay algo que no podemos poner en marco de discusión y es que horas de nuestro día se pierden en este tipo de aplicaciones “¿Cuánto tiempo destinas por día a mirar a mirar la pantalla de tu smartphone?”  ** (dato: la tendencia marca claramente que este tipo de comportamiento es habitual en generaciones “X” (personas nacidas entre 1982 y 1994) y los denominados “nativos digitales” ( personas nacidas entre 1995 a la actualidad)

Respecto al consumidor tradicional, trataría de no llamarlo así … simplemente son consumidores, quizás muchos de generación “X” (nacidos entre 1965 y 1981) que poco a poco y otro ritmo, comienzan también a adquirir o copiar hábitos similares a los mencionados arriba.

Cada vez son más las personas que eligen comprar de forma online. El nuevo consumidor tiene la habito de buscar productos, comparar precios y características, antes de tomar cualquier decisión de compra. (todo esto en pocos minutos)

Un consumidor que mientras mira televisión en modo mute, está escuchando una radio de forma online, escribiendo un mensaje por whatsapp, subiendo una historia en Instagram, revisando sus notificaciones en Facebook y quizás haciendo un “match” en una aplicación amorosa como Tinder “Todo esto en menos de 10 segundos”